ECONOMIA

Ministro deslinda responsabilidad del Gobierno en la crisis del sector de la construcción

Cadecocruz sugiere poner en marcha medidas extraordinarias donde se deje la prudencia macroeconómica y se ponga todo lo que tenga a mano el país para sostener el tejido empresarial

La construcción una actividad intensa en mano de obra /Foto: Jorge Gutiérrez

“En siete meses el Gobierno no ha contratado absolutamente nada”. Así, el ministro de Economía, José Luis Parada, dio por respondida la demanda del sector de la construcción que reclama el pago de Bs 2.000 millones de planillas de obras públicas ejecutadas en la anterior gestión estatal. Afectados hablan de iliquidez y crisis.

Parada aclaró que esa deuda corresponde a anteriores gestiones “porque Bs 2.000 millones no van a ejecutar de la noche a la mañana”. Dejó entrever que se está viendo la manera de ir solucionando conforme al manejo de la liquidez en las cuentas del Gobierno. “Debemos mantener primero la racionalidad en todo el gasto público y también el control de las variables macroeconómicas que nos garanticen la estabilidad económica, que es fundamental para el momento que nos toque la apertura económica que tiene que ser gradual”, puntualizó.

El ministro confesó que reciben presiones de todo tipo, pero llamó a los sectores demandantes a mantener la calma y la racionalidad para buscar siempre una solución. “No vamos a sacar nada bloqueando y generando condiciones adversas porque lo que necesitamos en este momento es ver la luz al final del túnel. Los problemas los heredamos del anterior Gobierno que despilfarró los recursos y ahora la pandemia está complicando al mundo entero”, sentenció Parada.

Para la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz) una caída abrupta en la actividad de la construcción afectará a toda la economía e incidirá en la disminución de la actividad en general, el aumento del desempleo y el deterioro de las condiciones de vida de la población. En materia de empleo directo, la construcción representa el 8,1% del total de la población ocupada. Genera trabajo para 465.000 personas de forma directa y un millón de empleos indirectos en las actividades económicas que demanda el sector constructor.

En ese marco, Cadecocruz propone el pago de las deudas a través de un fideicomiso de Bs 2.500 millones, administrado por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), que abone las planillas de avance de obra que le presenten las empresas, con una tasa de descuento que no debe exceder el 3%. “Con esos recursos las empresas constructora accederán a la liquidez necesaria para cumplir sus compromisos, pagar las planillas de empleados y sostenerse durante el periodo de inactividad”, puntualizaron.

Asimismo, sugiere que una vez se levanten las medidas de aislamiento social obligatorio establecidas por la cuarentena, es necesario poner en marcha un agresivo y masivo programa de ejecución de obras públicas que tengan un elevado contenido de contratación de mano de obra y que puedan ser ejecutados en plazos cortos -que no sean superiores a un año- con el fin de reactivar la economía, incrementar la demanda agregada y generar las condiciones para la recuperación en el mediano plazo.

Finalmente, en Cadecocruz creen que no se puede enfrentar una situación como la actual, que expone al país a una profunda recesión económica, si no se ponen en marcha medidas extraordinarias donde “debemos dejar la prudencia macroeconómica en el manejo de los recursos públicos y poner todo lo que se tenga a mano en el país para atender a los bolivianos y sostener su tejido empresarial, con el propósito de que la recuperación y reactivación económica sea posible y se produzca en el corto plazo”.

Fuente: El Deber.

Deja un comentario