ECONOMIA

CUARENTENA: Arquitectos advierten caída del 20% en el precio de inmuebles y 30% de desempleo

post-feature-image

La cuarentena obligada desde el Estado, para evitar la propagación del coronavirus, ha tenido sus repercusiones en todos los sectores económicos del país; la construcción no ha sido la excepción. El Colegio de Arquitectos de Bolivia advierte una caída en el precio de los inmuebles entre el 15 y 20% y una tasa de desempleo sectorial entre 20 y 30%, aun así considera que no hay condiciones para regresar de manera segura el 11 de mayo.
“Va a bajar el precio porque no hubo generación de recursos y si no existiera la flexibilización en el desarrollo constructivo muchas personas empezarán a deshacerse de esas viviendas, y esa baja de precios estará en el orden 15 al 20%”, afirma el presidente del Colegio de Arquitectos de Bolivia, Manolo Maita.
En entrevista con Cabildeo Digital el representante de los arquitectos afirma que el mercado de la construcción actúa en relación a porcentajes y tiempos, pero que la presente recesión también da la oportunidad a repensar el rol que han jugado loteadores y alcaldías al haber sobrevalorado los precios de los terrenos frente a las viviendas como tal.
“Y el tiempo en el cual se desarrolla un proyecto dura de un año, año y medio que es lo que tarda en desarrollarse una casa, en ese tiempo la generación va a ocasionar que haya muchas viviendas pero también que no haya mucho movimiento económico hasta que vean nuevas formas de vivir y mejorar, pero eso también está manejado por la municipalidad”, explica.
Maita considera que en los últimos años hubo demasiada especulación en torno al precio de los lotes, por lo que es necesario que se cambie la mentalidad en torno al terreno para que su precio se regule en función de los servicios que ofrece y los equipamientos cercanos que hay como para brindar un polo de desarrollo, como postas sanitarias, espacios de recreación, comerciales, unidades educativas y otros.
“Debe ser bien pensado esto porque hasta ahora los loteadores son los únicos que han generado riqueza, y las alcaldías nunca han sido capaces de normar eso, se venden lotes como terrenos planos pero en los hechos están en pendientes pero ni siquiera se cuenta con servicios de agua potable, alcantarillado, luz (…). Hay que pensar en nuevos polos de desarrollo que sean multifocales”, señala.
En cuanto al impacto sobre el empleo, el presidente de los arquitectos estima que habrá un desempleo sectorial entre el 20 y 30%. “Por el momento no hubo despidos, pero eso no durará mucho tiempo, pero seguro habrá una recesión respecto a la contratación que significará entre 20 y 30% de desempleo, por eso es importantísima la flexibilización económica para el sector de la construcción”, insiste.
Los planes de empleo que ha mencionado el gobierno no son suficientes para el Colegio de Arquitectos de Bolivia que señala que están enfocados más a la gran empresa y no así a las medianas y pequeñas.
Todo este panorama se agrava con una deuda de más de 500 millones de bolivianos del Estado a empresas grandes, medianas y pequeñas y la situación en las que se encuentran algunas boletas de garantía por los retrasos en la ejecución de obras por factores derivados de la crisis sanitaria.
“No hay condiciones para volver el 11”
El Colegio de Arquitectos de Bolivia a pesar de la situación de recesión, en un balance realizado con la Cámara Boliviana de la Construcción, el Colegio de Ingenieros Civiles y la Sociedad Boliviana de Ingenieros de Bolivia ha considerado que no hay las condiciones para retornar al trabajo el 11 de mayo de manera segura.
El Gobierno anunció la flexibilización de la cuarentena a partir del 11 de mayo, sin embargo Maita afirma que se debe analizar tres factores: construcción, salud y desarrollo urbano hacia adelante. 
En cuanto a la construcción se recomienda que antes de retornar a las actividades se debe definir protocolos a seguir en las grandes medianas y pequeñas empresas.
“Esos tres escenarios se deben trabajar para ahondar criterios respecto a elementos de seguridad industrial para los trabajadores, para los que vayamos a contratar y segundo para la flexibilización respecto a boletas de garantía, y otras para la flexibilización de los préstamos porque muchas empresas trabajan con préstamos inmobiliarios que pueden ser sujetos a algún tipo de problema o caducidad”, señala.
Sin embargo Maita considera que culturalmente “nuestra gente no está preparada para dejar de pijchar coca”. Explica que los obreros trabajan masticando coca que lo convierten en bolos que después de un tiempo son escupidos al aire libre, lo cual se convierte en un foco de infección para aquel que respira en ese ambiente.
“Ante eso se debe capacitar a la gente, y eso no solo es la parte profesional, sino sobre todo del gobierno, de la concientización, de la difusión, del desarrollo de talleres de capacitación, es integral”, sostiene.
El colegiado recomienda al gobierno que más allá de importar protocolos de otros países respecto a las medidas de seguridad ante la pandemia, se realicen propios de acuerdo a las características del país y la idiosincrasia de la gente. 

Fuente: cabildeodigital.

Deja un comentario